Virales

10 Personas que se ganaron una dotación “de por vida” pero no fue como esperaban

¿Cuál es tu producto favorito? Tal vez una golosina, un postre, algo de ropa o hasta el papel higiénico. Imagina tener una dotación de por vida de ello, algo que siempre tendrás en casa y que una vez al mes te volverán a surtir. Las dotaciones de por vida no son algo que todos tengan, pero al parecer no siempre traen felicidad, al contrario, poco a poco, recibirlas se vuelve cansado y hasta desgastante.

En Reddit, el lugar donde las cosas más extrañas de internet encuentran un lugar común, un usuario publicó una pregunta en el subreddit AskReddit con más de 35.9 millones de participantes. DangerousBeans preguntó a otros usuarios si alguna vez habían recibido un suministro de por vida de algo y cómo fue la experiencia. Las respuestas fueron variadas, pero cada una de ellas con una historia interesante.

1. Batidos gratis… O no

Batidos

Cuando era niño, una heladería local en mi ciudad promocionó el concurso ‘Adivina cuántas gominolas hay en un frasco y gana batidos gratis de por vida’. Fui el afortunado ganador, desafortunadamente, la heladería cerró solo unos meses después.

2. 54 kilos de Smarties

Samrties

Mi amigo ganó un ‘suministro de por vida’ de Smarties de un distribuidor. Le entregaron una caja de Smarties de 120 libras (54.4 kilos). Él es un editor de cine profesional, por lo que pasa mucho tiempo en su computadora. Además, a menudo es demasiado perezoso para cocinar comidas adecuadas (como todos lo somos a veces), por lo que puso la caja de 120 libras de Smarties al lado de su escritorio y luego procedió a consumir todo en cuestión de semanas.

3. Pensaron que robó las Pop-Tarts

Pop-Tarts

Cuando era niño gané un concurso de Pop-Tarts, me enviaron 30 cajas pequeñas y decidí esconderlas todas para no compartirlas. El primer envío fue una caja grande, con alrededor de 30 cajas pequeñas que hay en los estantes de las tiendas. Las enviaron cada tres meses durante tres años. Luego comenzaron a disminuir, hasta que finalmente no enviaron ninguna.

Mi primer pensamiento fue esconder todo, porque no quería compartirlo con mis padres y mi hermana. Pero eso no duró mucho, porque me descubrieron y creyeron que las había robado, por lo que tuve que confesar mi secreto.

4. Cientos de Mountain Dew y cuatro endodoncias

Mountain Dew

En 2006, gané un suministro de por vida de Mountain Dew en la Major League Gaming  (MLG) de Dallas, aunque solo fue por un mes. Estacionaron un camión en la casa de mi madre, abrí el garaje y trajeron como cinco dollys (con Mountain Dew). Por eso (beber tantas botellas) necesité cuatro endodoncias en 2007.

Nota del editor: El Mountain Dew contiene ácido cítrico que suaviza los dientes y daña el calcio de ellos. Además del azúcar que favorece el crecimiento de bacterias, estas producen ácidos que daña aún más las piezas dentales.

5. Capri Sun con alcohol

Capri Sun

Gané un suministro de por vida de Capri Sun cuando tenía aproximadamente 10 años porque compramos una caja con jugos fermentados (varios meses antes de la fecha de vencimiento) y bebí el primero cuando estaba resfriado. Realmente no podía saborear el alcohol (sabía un poco raro, pero no tenía idea de cómo sabía el alcohol a esa edad) y comencé a arrastrar las palabras y me enfermé.

Cuando mi mamá los llamó y amenazó con demandarlos, ofrecieron el suministro de por vida y prometieron averiguar cómo sucedió. Estaba más enojada y queriendo a alguien con quien quejarse que litigiosa, así que aceptamos.

6. Demasiados Airheads

AirHeads

Gané el concurso de Airheads por adivinar el sabor correcto y gané un cofre del tesoro (literalmente) de Airheads, así como un suministro de por vida. Cada mes recibo una caja con 130 paquetitos. Me cansé de ellos después de un tiempo, así que comencé a venderlos y ahora gano alrededor de 100 dólares mensuales, vendiéndolos.

Para cualquiera que se pregunte, el sabor era granada, naranja y sandía mezclados y antes de que pregunten, no, no sé cómo diablos lo adiviné. Tuve suerte, supongo.

7. Madre desconfiada le cuesta un millón de dólares

M&M Blancos

Cuando mi amigo tenía 16 años, ganó un suministro de por vida de M&M’s. Encontró uno de los paquetes con todos los M&M’s blancos. El concurso era para ganar un millón de dólares. Se lo dio a su madre y le pidió que lo enviara a los organizadores del concurso porque no tenía 18 años. Ella no creía que él hubiera ganado un millón de dólares, así que pospuso el envío.

Después de que finalmente lo hizo, recibieron una carta que decía que no habían enviado el envoltorio a tiempo, por lo que no habían ganado el dinero, pero que, a cambio, obtendrían un suministro de por vida de M&M’s.

Además, en la carta había una tarjeta de canje con 52 cupones que él podía enviar y obtener paquetes de M&M’s gratis, más otra tarjeta para el siguiente año. Hizo esto durante cinco o seis años hasta que perdió la tarjeta.

8. Solo seis alitas

Alitas de pollo

Una vez gané un suministro anual de alitas búfalo por sentarme afuera toda la noche antes de la gran inauguración del restaurante Buffalo Wild Wings. La primera persona ganaba alitas gratis durante un año. Después de ganar mi cupón, resulta que tengo un libro de cupones que me permite obtener seis alitas gratis por semana. ¿Quién diablos solo come seis alitas?

9. Subway gratis de por vida

Subway

Mi papá ganó un suministro de por vida de sándwiches de la cadena Subway. Por ‘ganó’ me refiero a que la dueña de un Subway lo golpeó con su auto mientras él caminaba por el estacionamiento y no la demandó.

Ella es propietaria de dos tiendas, por lo que él simplemente entra en cualquiera de ellas y obtiene un sándwich gratis. Todos los empleados lo conocen.

10. Una vida de 25 años

Pizza

Recuerdo específicamente haber leído la letra pequeña de un concurso de ‘pizzas para toda la vida’ de Papa Johns. Decía máximo una pizza a la semana, máximo 30 veces al año, durante 25 años. Lo recuerdo porque estaba como ‘¡Oye! ¡Eso no es un suministro de por vida!’.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba