Virales

20 Clásicos videojuegos que han cambiado bastante desde su primera edición

Aquellos de nosotros que tuvimos al alcance de la mano un juego de video e incluso los pequeños que hoy juegan con los teléfonos de los papás hemos hecho nuestro el mundo de Sega, Nintendo, Sony, Microsoft y miles de desarrolladores más. Como todo aspecto cultural, los videojuegos han ido evolucionando junto con nosotros, sus seguidores, y la tecnología.

Esta vez recordaremos el camino que transitamos a la par de íconos como Mario, Sonic, Lara Croft, Pac-man y un sinnúmero más de entrañables figuras que nos han acompañado y han sido parte de nuestras vidas por décadas. A continuación te presentamos cómo han cambiado radicalmente algunas de las franquicias más importantes desde su aparición hasta su más reciente encarnación.

1. Madden NFL (1988 vs. 2021)

Madden NFL, una franquicia del videojuegos de futbol americano, nace en medio de la Guerra de las Consolas de 8 bits en la década de los 1980, como punta de lanza de un esfuerzo por parte de la neonata Electronic Arts (EA) para enfrentar al titán de la industria Atari y hacerse un lugar en el mercado. De hecho, Atari le ganó la imagen de Joe Montana a EA y para “emparejar el terreno de juego”, la compañía se acercó al célebre comentarista John Earl Madden, solicitándole el uso de su imagen y su guía en el desarrollo de un videojuego de futbol americano.

El veterano jugador estudiantil y purista del deporte insistió en que el producto debía ser lo más realista posible. Así nació esta exitosa franquicia en 1988 (cuatro años después de iniciado el proyecto), que a pesar de ser un despliegue impresionante de realismo y jugabilidad para la época, en nada se compara con el increíble hiperrealismo de su edición Madden 22 (lanzado en agosto de 2021), que a veces parece más real que la vida misma.

2. Donkey Kong (1981 vs. 2018)

El burlón antagonista original del fontanero italiano más famoso de todos los tiempos hizo su debut en la maquinita homónima allá por 1981, tratando de destrozar a “barrilazo limpio” a nuestro bigotón héroe, todo para evitar que rescatara a la dama en apuros, Pauline.

La más reciente aparición del emblemático gorila en un juego propio, Donkey Kong Country: Tropical Freeze (2018), es en la “Plataforma Actual” considerada inferior en cuestión de gráficos y audio frente a todos sus competidores. Además, se trata de la adaptación de un juego que originalmente apareció para una consola de la generación anterior. Aún con todos esos factores en contra, Donkey Kong en Switch es apabulladoramente superior en vistosidad y en encanto frente a su cuadriculado original e incluso frente a la competencia con especificaciones de más alto espectro.

3. Wolfenstein (1981 vs. 2019)

No tiene caso ni siquiera intentar una comparación. El actual exponente de la saga “mata-nazis” por excelencia, Wolfenstein Youngblood, hace gala de gráficos tan sofisticados que salta a la vista que toda la memoria necesaria para el juego original no alcanza para mostrar en pantalla el dedo meñique de un solo soldado nazi de la nueva versión.

El original fue lanzado para la computadora Apple II en 1981, que tenía una máxima resolución de 280 x 192 píxeles y seis colores a su disposición. En Playstation 4, Younglblood de 2019 tiene a su disposición una resolución de 3840 x 2160 píxeles y unos 32 768 colores.

4. Microsoft Flight Simulator (1982 vs. 2020)

Otra comparación de gráficos fotorrealistas contra píxeles “afilados”. El Microsoft Flight Simulator 1.0 surge en 1982 como una propuesta para aquellos interesados en la aviación, para que pudieran acercarse al arte del pilotaje aeronáutico de primera mano y con seguridad.

Con el pasar de los años, y con todos los recursos del mundo a su alcance debido a su gran éxito en la industria, Microsoft llega a su versión 2020, en computadoras que soportan el Sistema Operativo Windows, claro está, que es el epítome de la simulación lúdica de aviación dirigida a los entusiastas del medio.

5. Mario Bros. (1983 vs. 2017)

Aunque muchos toman como referente el juego de Super Mario Bros. (1985) como primer exponente de las aventuras del aventurero italiano, su primera participación en el mundo de los píxeles ocurrió en Donkey Kong (1981) y su primera aparición titular fue en 1983, con Mario Bros., en donde los “hermanos Mario”, Mario y Luigi, tenían que sobrevivir a bichos de alcantarilla que intentaban poner fin a la injerencia de los hermanos en sus dominios.

Super Mario Bros. (ya con el “Super”) debutaría en el Nintendo Entertainment System en 1985 (dos años después) y ofrecería importantes innovaciones, como el uso del scroll de pantalla, para volver más emocionante el entorno y dar la sensación de viajar a través del mundo de Mario. Mario Oddysey es, como su título lo implica, un tour de force en el cual Mario (y el jugador) se zambullen en un mundo colorido y hermoso, que deja leguas atrás a cualquier otro esfuerzo por sorprender a los videojugadores con un mundo maravilloso de aventuras.

6. Final Fantasy (1987 vs. 2016)

Cuando hablamos de JRPG (juegos de rol estilo nipón, en el contexto de juegos electrónicos) no podemos evitar pensar en esta saga de Square, que junto a su rival, Dragon Quest, marcaron un antes y un después en la narrativa dentro de los videojuegos. La aparición de Final Fantasy de 1987 no sería, para nada, el final de esta épica serie de juegos que nos seguiría cautivando y mostrando que no existen límites para la aventura y la imaginación.

Si nos ponemos a revisar cada spinoff y remake de la serie, no veríamos el final de este artículo jamás, basta con comparar el original de 1987 con la epopeya del Príncipe Noctis, motivo de la entrega número 15 en 2016, que nos muestra, en el contexto del cambio de una era a otra, el paso de la niñez a la edad adulta de su protagonista principal.

7. Sonic the Hedgehog (1991 vs. 2017)

Sonic es un caso raro en la lista, pues a pesar de ser el tradicional competidor de Nintendo, la gran casa desarrolladora SEGA no siempre fue así, ya que al inicio, alguien más se enfrentó a la mascota de overoles rojos de Nintendo. Sin embargo, en 1991, el carismático Sonic tomó al mundo por sorpresa y agarró con fuerza la estafeta como representante de SEGA frente al mundo (y contra Nintendo).

Luego de décadas de conflicto, y con la promesa de Sonic Frontiers treinta años después, podemos observar las tremendas diferencias entre la primera entrega de Sonic allá por 1991 en el Megadrive y el fabuloso Sonic Forces de 2017, que le dio un cariz más maduro a la saga, así como una historia impactante y repleta de sorpresas e innovaciones en la jugabilidad, como la oportunidad del jugador de unirse a la resistencia con un avatar propio.

8. Mortal Kombat (1992 vs. 2020)

Pocos negarán que el ultraviolento original de 1992 presentó, como nunca antes se había considerado en la industria, el problema de la violencia en los videojuegos, aunque varios videojuegos japoneses y algunos bizarros ejemplos de títulos de nicho son perturbadores por derecho propio. Los fotogramas de los “kombatientes” fueron tomados directamente de actores, lo que vuelve particularmente impresionante el modo en que son incinerados, decapitados, defenestrados, apachurrados hasta la muerte.

El título de la línea principal que porta el número 11 (2020) es, si puede creerse, más violento que el primero. Los métodos de ejecución y las técnicas de lucha son más despiadadas que nunca y sus gráficos resultan abrumadores. La adición de combatientes clásicos e invitados del mundo hollywoodense, tales como Rambo y RoboCop, vuelven al Mortal Kombat de 2020 una fantasía de hiperrealismo caricaturesco y violencia exacerbada.

9. DOOM (1993 vs. 2020)

Wolfenstein 3D, de 1992, puede haber sido el primer exponente exitoso en el mundo de los First Person Shooters (FPS o juegos de disparos de primera persona), pero DOOM, de 1993, se ha convertido en el juego que ha definido al género.

El marine sin nombre que encarnamos en el primer DOOM se convierte en el único camarada en el que podemos confiar conforme enfrentamos la invasión interdimensional proveniente de portales infernales en Marte, una locura argumental llena de acción y emoción. En DOOM Eternal, de 2020, con un leve retoque argumental y una completa evolución gráfica y de diseño en todos los niveles, el dantesco mundo de DOOM nunca se había visto tan bien, aunque nos aterrorice lo que vemos.

10. Larry (1987 vs. 2018 y 2020)

El bar de LSLitLotLL Pero menos pixelado

Con el sencillo título de Leisure Suit Larry in the Land of the Lounge Lizards (1987), una tremenda variedad de colores (más de 15 y casi 17) y una resolución que haría sonrojar a una calculadora EC- 132 de 1964, Larry empezó su travesía en busca del amor verdadero en la ficticia urbe de Lost Wages, convirtiendo al personaje principal en el romántico clásico de los juegos de video.

La saga continúo fuerte por décadas, con una dirección creativa envidiable. En 2018, ya sin la intervención de Al Lowe, sino con la dirección de un nuevo equipo creativo, principalmente de origen teutón, Larry continúa sus aventuras en un mundo que parece sacado directamente de un moderno show de Comedy Central. En esta nueva encarnación, Larry salta al mundo moderno (Larry: Wet Dreams Never Dry, 2018) con un humor que ha sido considerado bastante fuera de la norma en comparación con aquel al cual los clásicos nos tenía acostumbrados, pero la calidad entregada por la dirección artística y técnica es impecable. La historia continúa en la pseudosecuela de 2020, Wet Dreams Dry Twice, con similares, casi idénticos, méritos estéticos.

11. Fallout (1997 vs. 2018)

Fallout, de 1997, nace como un juego de RPG occidental de estrategia por turnos y de simulación de supervivencia en un futuro de postapocalipsis nuclear, ubicado en América del Norte, donde encarnas a uno de los pocos sobrevivientes de la guerra atómica: un habitante de una de las Bóvedas que se encuentran regadas a lo largo y ancho de Estados Unidos por los esfuerzos de una empresa llamada Vault-Tec, cuyos malignos planes son desvelados luego.

Fallout ’76, de 2018, es una reinvención del concepto original: busca ofrecer al jugador una experiencia de supervivencia y lucha por la gloria en el universo que el primer Fallout propuso. El juego no está a cargo del mismo equipo creativo, por lo que todo ha cambiado desde el primer Fallout, pero la verdad es que sumergirse en el universo en línea de Fallout ’76, lanzado en 2018 y parchado hasta la casi perfección hoy en día se trata de un placer.

12. Grand Theft Auto (1996 vs. 2015)

La serie de Hit & Run clásica. Grand Theft Auto tuvo orígenes humildes pero ambiciosos y preñados de potencial. El original de 1996 ofrecía a los jugadores la posibilidad de meterse en líos con la ley, efectuando fechorías a través de vehículos motorizados desde una perspectiva de vista superior, modo de juego que tenía sus limitaciones.

Grand Theft Auto V, con su colosal mundo abierto, gran variedad de vehículos y armas y su violencia sublimada, es una maravilla de la tecnología, de la libertad de acción dentro de los videojuegos y del “placer culpable”. Lanzado originalmente en 2013, este fue relanzado posteriormente para consolas de última generación, para Windows PC en 2015, y planea ser adaptado para XBOX Series X y Playstation 5 en marzo de 2022, con las mejoras técnicas que eso implica.

13. Metal Gear (1987 vs. 2015)

Konami es famosa por sus mechas (Zone of The Enders, Salamander, Contra, por nombrar algunas sagas en las cuales Konami emplea diseños mecánicos), pero reducir el mítico Metal Gear a un mero juego de mechas, aunque sea uno de Konami, parece criminal debido a la importancia que ha tenido (y sigue teniendo) la saga que ha sido el hogar de Snake por décadas.

El primer juego de Metal Gear (1987), ideado por Hideo Kojima como una alegoría de la búsqueda de la paz en un mundo inmerso en la guerra, condujo a la creación de la serie de Metal Gear, que ha conmovido e inspirado a generaciones de jóvenes y ha marcado un alto estándar para todo aquel que quiera incursionar en el mundo del drama bélico. Metal Gear V (2015), que vio partir a Kojima como creativo, es un agasajo para la vista.

14. Metroid (1986 vs. 2020)

El original Metroid fue innovador en muchos sentidos. Por ejemplo, fue el primer juego en su subgénero, luego llamado “metroidvania” porque Castlevania II Simon’s Quest y Castlevania Symphony of The Night también aportaron elementos para juegos que vendrían a engrosar la variedad de títulos pertenecientes a esa clasificación, y llevó el desarrollo de la trama de la mano con la resolución de puzzles abstractos.

Por otro lado, tenemos a la protagonista, Samus, a quien no identificamos como mujer sino hasta que terminamos el juego. El original de 1986 es todavía un referente en el género y un excelente juego por sí mismo, pero Metroid Dread (2021) de Switch no desmerece y es un juego asombroso.

15. Street Fighter (1987 vs. 2016)

A diferencia de Mortal Kombat, Street Fighter viene de Japón y exhibe gráficos caricaturizados desde su primera entrega. Debemos tomar en cuenta que Street Fighter (1987) fue pionero y responsable de popularizar muchos aspectos que se volverían paradigmáticos en los juegos de pelea 1v1, tales como los superataques, la medición de resistencia durante el combate empleando medidores y los grados de fuerza en golpes y patadas “regulares”, los cuales llegaron a medirse con mandos que tenías que golpear con cierta intensidad para producir golpes o patadas con distintas fuerzas.

Street Fighter V, sin emplear métodos tan controversiales y experimentales como los mandos arcade de la maquinita original, ofrece una experiencia sencilla pero profunda, con un sistema de combate que convierte a los 45 personajes en opciones válidas y balanceadas, que permiten combates espectaculares y justos. La estética caricaturizada de la saga permanece en la entrega de 2016, manteniendo su encanto, pero mejorando en todos los demás aspectos, lo que lo convierte en uno de los mejores juegos de pelea en la actualidad, si no en el mejor.

16. The Legend of Zelda (1986 vs. 2017)

Link se ha adentrado en mundos peligrosos desde su primera aventura en 1986, aunque se supone que cada Link es distinto entre un título y otro, con contadas excepciones como en Ocarina of Time y Majora’s Mask. Shigeru Miyamoto ha confesado que la primera encarnación del héroe era una proyección de su propia niñez, empapada de fantasía y asombro.

Ahora, en su entrega The Legend of Zelda Breath of the Wild, de 2017, y próximamente en su prometida secuela de 2020, Breath of the Wild 2, luce realmente fenomenal conforme sobrevive y conquista los peligros que lo rodean, en otra fenomenal aventura fantástica.

17. Castlevania (1986 vs. 2014)

Catlevania ha tenido una influencia tremenda en el desarrollo de los videojuegos modernos, marcando su inicio en 1986, con la sombría premisa de matavampiros inmersos en una cruzada para desterrar al sangriento Drácula de la tierra.

En Lords of Shadow, la trama vas más allá de la mera destrucción de un ser maligno supremo, aunque sí, también eso está presente, y supone muchas intrigas y giros argumentales, aderezado por gráficos de calidad nunca antes vistos en la saga.

18. The Elder Scrolls (1994 vs. 2020)

Elder Scrolls ha sido siempre una de las sagas de simulación de mundo de fantasía más queridas en Occidente y su título de Mass Multiplayer Online Role Play Game (MMORPG) Elder Scroll Blades (2020) lleva la saga a alturas insospechadas de jugabilidad y disfrute del mundo.

Nada de combatir goblins pixelados, empleando espadas cuadradas, como en 1994, ahora Elder Scrolls nos permite adentrarnos en un bello mundo 3D que podemos explorar, conquistar o, en general, emplear como campo de batalla PvP  (jugador contra jugador) para demostrarle a todos que somos los mejores del mundo.

19. Warcraft (1994 vs. 2020)

Blizzard es una compañía que va a su propio ritmo, la verdad, no crea gran cantidad de  juegos, pero los que produce los hace con dedicación y siempre cumplen, ofreciendo al jugador experiencias únicas y magníficas. Esto es cierto desde sus comienzos, allá por los 1990, cuando lanzaron un juego de estrategia llamado Warcraft: Orcs & Humans.

La saga de Warcraft siguió por el camino de la estrategia hasta Warcraft 3 (2002) y luego se encaminó más bien hacia el naciente género del MMORPG, donde se dio a luz al inefable World of Warcraft (2004) y su más reciente expansión: Shadowlands (2020), que comparada, al menos estéticamente, con el original de 1994 muestra un avance tecnológico y gráfico asombroso.

20. Pokémon (1996 vs. 2019)

La serie de Pokémon, nacida del sueño de un niño japonés que coleccionaba bichos durante sus descansos de verano, Satoshi Taijiri, ha dado un salto tremendo en cuanto al aspecto técnico, pues hizo su debut en la portátil Game Boy de Nintendo, en 1996, lo cual significó que no contaba con muchos recursos técnicos para destacar.

En su versión Espada y Escudo de Switch, el despliegue estético que se desenvuelve ante nuestros ojos es realmente impresionante y nos permite conocer íntimamente el mundo de los monstruos de bolsillo más populares del universo de los videojuegos.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba