Virales

Actriz de ‘Doctor Strange’ fue sentenciada a 8 años de cárcel por 14 cargos de abuso

Zara Phythian, de 37 años, quien dio vida a Brunette Zealot, en Doctor Strange, y su esposo Victor Marke, de 59, fueron declarados culpables de 14 cargos por tener un encuentro con una menor de edad entre 2005 y 2008. Phythian fue sentenciada a ocho años en prisión, mientras que Marke pasará 14 años, ya que fue declarado culpable de agredir a una segunda denunciante, así lo dio a conocer el Tribunal de la Corona de Nottingham.

La pareja se conoció cuando Zara apenas tenía 19 años, Marke fue el instructor de artes marciales de la actriz. Con el tiempo formalizaron su relación, pero al parecer no solo disfrutaban de ellos mismos, sino que era común que en su relación se presentaran “tríos”. Sin embargo, las evidencias apuntan a que los agregados a la relación marital en ocasiones eran menores de edad.

Zara Phythian

Según informa Entertainment Weekly, durante el juicio se le dijo a los miembros del jurado que una víctima conjunta de la pareja había reportado que los abusos comenzaron cuando Phythian, de entonces unos 20 años, le dijo “¿quieres jugar a los retos?” y la invitó a copiar un acto que le había realizado a Victor. La víctima dijo a la corte que Marke la amenazó y le ordenó grabar parte del acto.

Marke, de Ravenshead, Nottinghamshire, negó haber tenido contacto con una de las víctimas, mientras que de la segunda denunciante afirmó que sí sucedió algo “cuando estaba borracho” y que ella le había dicho que tenía los 18 años cumplidos. De la misma manera, dijo que Zara no había estado involucrada en los actos. Sin embargo, los testimonios de las víctimas afirman lo contrario.

Phythian y Marke

En una declaración de una de las víctimas leída ante el tribunal, la testificante agradeció a la primera denunciante por informar a la policía. La ahora mujer adulta dijo que cuando tenía 13 años fue “descarada y socialmente incómoda”, lo que la convirtió en un blanco fácil de la pareja. Con palabras dirigidas a Marke, expresó: “Me robaste mi inocencia, me corrompiste… dejándome incapaz de crear relaciones buenas y equilibradas”.

Si bien ya han pasado muchos años desde que se presentaron los abusos, eso no es un obstáculo para la aplicación de la justicia. Zara tenía 20 años cuando se presentaron los primeros actos, por lo que el juez, Mark Watson, apuntó a que Marke fue “la fuerza impulsora detrás del abuso”:

Zara en su celular

Te considero la fuerza impulsora detrás del abuso. Estabas claramente al tanto del primer incidente pero fingiste estar dormido. Esto solo podría haber sido una artimaña acordada de antemano.

La pareja había afrontado el juicio en libertad condicional, pero el juez ordenó su aprehensión en cuanto dictaminó su culpabilidad. Se les dijo que deberían cumplir por lo menos la mitad de sus sentencias antes de ser candidatos para la libertad condicional. Al marcar la sentencia, la actriz lo tomó con calma, mientras que su esposó comenzó a llorar. Al salir de la sala, Zara saludó a los asistentes cuando una mujer le gritó “¡Te amo, Zara!”.

Zara y Victor

Si bien usted negó en el contrainterrogatorio que estaba enamorada de Victor Marke, según la evidencia que he escuchado, no tengo ninguna duda de que su desviación fue moldeada por la influencia que él tuvo sobre usted desde una edad temprana. No puedo ignorar que comenzó en un momento en que aún eras joven. Habiendo dicho eso, nada de esto excusa lo que hiciste, estas fueron elecciones que tomaste. Para entonces, tenías éxito por derecho propio. Elegiste hacer tu parte.

—Mark Watson a Zara Phythian

Por su parte, Nicole Hepburn, representante del Crown Prosecution Service (Servicio Fiscal de la Corona; CPS, por siglas en inglés), dijo que el paso del tiempo “no lo hace [al delito] menos grave y tampoco representa una barrera para la justicia”. Además, invitó a todas las víctimas de abuso a acercarse a la Fiscalía para que su caso sea tomado con la seriedad que se merece.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba