Virales

Gladys Bravo, la mamá de 69 años que empezó como fisicoculturista a los 55 y así se ve ahora

La chilena Gladys Bravo Berríos es amante del deporte desde siempre y ha ido triunfando como fisicoculturista desde que en noviembre de 2021 ganó una competencia nacional de fisicoculturismo compitiendo contra concursantes hasta 20 años menores que ella, ganándose el privilegio de representar a su país en el Campeonato Sudamericano de diciembre de ese mismo año, en Argentina.

Ni la edad ni la cuarentena por covid-19 la detuvieron. Durante tres meses, iniciando justo al levantarse la cuarentena obligada por la pandemia, Gladys entrenó arduamente, en solitario, para ponerse a tono y llevarse la victoria en la competencia nacional chilena. La fisicoculturista confesó que su ventaja radicó en mantenerse en forma por su cuenta, pues como es entrenadora personal, tenía equipo y conocimientos a la mano para ello.

De oficinista a fisicoculturista y modelo

Gladys Bravo posando en Lencería del catalogo de Love Bug

A pesar de siempre haber estado involucrada en el ejercicio, el inicio de los esfuerzos de Gladys por introducirse al mundo del fitness se dio cuando tenía 55 años, allá por 2007. Luego de 20 años de desempeñarse como secretaria ejecutiva, decidió darle un giro de 180 grados a su vida.

Al estudiar para convertirse en entrenadora personal, en la Prodep Fitness Academy, descubrió una nueva pasión cuando empezó a entrenar para competir en certámenes de fisicoculturismo. De eso hace ya 14 años, y Gladys nunca se ha sentido (o visto) mejor. Tanto es así que ya se lanzó un catálogo de lencería para la empresa chilena Love Lust con Gladys como modelo central.

Alimentación y disciplina envidiables

Gladys Bravo presumiendo abdominales

Lunes de piernas; martes, tren superior, hombros y pectorales; miércoles, parte posterior de las piernas, pantorrillas y glúteos, cardio diario y una hora y media de gimnasio. Es lo básico.

El modo de vida de Gladys es admirable, pues mantiene una rutina saludable y estricta en cuanto a sus actividades y alimentación, pues desayuna postentrenamiento, almuerza, tiene una colación por la tarde y, finalmente, una última comida allá por las 10:00 p. m. Arroz integral, ensaladas verdes, pescado, pollo, y pita, así como carne con pocas grasas son parte de su dieta.

Mi abuelita no es como las demás

Gladys Bravo posando akimbo frente a la cámara

Me platicaba mi hija el otro día que cuando mi nieto va a casa de sus amigos, se ha dado cuenta de que no soy como las demás. El niño dice: ‘Las abuelitas de mis compañeros no son como mi abuelita’. Mis dos nietos saben que tienen una abuela distinta.

Si se hace fisicoculturismo natural (es decir, lo que tu cuerpo te permita para desarrollarte), es beneficioso; yo me siento fantástica, soy prudente con mis cargas y le he dicho a mi familia que mientras me sienta bien, voy a seguirle. Tengo el apoyo de mi familia.

¿Retiro? Algún día, no hoy

Gladys Bravo posando sentada, con las manos a los costados

Yo me siento fantástica. Sé que en algún momento ya no podré hacerlo (competir en fisicoculturismo), pero no creo que me vaya a poner a tejer, creo que haré yoga, pilates o algo más, porque si uno deja de trabajar, llegan los achaques.

La edad es solo un número, no te dejes encasillar, no te detengas (por miedo a las críticas). Concéntrate en lo que quieres para ti, nadie más puede decidirlo en tu lugar.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba