Virales

Mamá atendió un pedido de 17 pizzas pero fue broma; lloró y donó las pizzas al hospital

Cuando eres un emprendedor siempre tratas de dar lo mejor de ti con el producto que ofreces y atiendes de manera religiosa a todo aquel que se acerca a tu negocio, pues esa es la clave para hacerlo crecer. Pero a veces hay personas que se aprovechan de la buena onda de uno, como le pasó a esta joven dueña de una pizzería, quien recibió un pedido urgente de 17 pizzas y a la hora de llevarlas, resultó que nadie se las pagó porque era una broma.

Tamara es la cocinera argentina que fue estafada por un supuesto comprador que le dijo que estaba en una fiesta y que necesitaba urgentemente 17 pizzas y cuatro docenas de empanadas. La mujer cuenta que sonaba muy serio y que por eso se puso manos a la obra para cumplir con el pedido. Todo esto a las 4:00 a.m.

El caso es que todo empezó a tambalearse cuando el sujeto en cuestión argumentaba que no podía completar la transacción en Mercado Pago, pero prometía pagar de otra manera. Entonces, Tamara se alistó y salió con su madre a la dirección dada, pero cuando llegaron, nadie las recibió y, en sus propias palabras, “entre llamada y llamada se dieron cuenta de que era un chiste”.

Nos percatamos de que no había ningún vehículo, poco movimiento, todo muy raro. Cuando tocamos puerta, salió gente de seguridad. Nos indicaron que en el lugar no había nadie y luego el hombre nos rechazó las llamadas.

Tamara ha dicho que no le molesta la broma, sino que la entristece la desilusión de ver todo su trabajo y esfuerzo desperdiciado, por eso en el video puede verse que se encuentra realmente triste y llorando. Después de todo, jugar con el trabajo del otro es jugar con sus sentimientos, sobre todo cuando se trata de jóvenes emprendedores que a lo mejor venden alimentos o lo que sea para poder ayudar en casa.

La verdad es que esas bromas eran graciosas cuando eras un imberbe de secundaria, pero ya mayor es una pasada, una mala leche y solo demuestra una falta de empatía tremenda. Por cierto, Tamara demostró su entereza al no enojarse y mejor donar las pizzas a un hospital. La empleada que grabó la historia la subió a redes y eso le ha ayudado para que la gente vaya a su local llamado Estami.pizza.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.